bocadorada.com

No todo tiene que ser difícil

Hay veces que te quedas la mar de a gusto comiéndote un filete de ternera con unas patatas gorditas y unos buenos pimientos de Lodosa, de los que se derriten en la boca, para beber te compras una buena cerveza, y cuando terminas te sientes dichosa. Esto no tiene receta, cualquiera puede hacerlo.

Acompañado de una buena weissbier

Otra cosa, que todo el mundo sabe, freír huevos, es curioso porque precisa de una pequeña habilidad. Sinceramente me impresiona la frase “no sabe ni freír un huevo” dirigido al más ignorante culinario. Porque en una cocina hay cosas mucho más sencillas que freír un huevo. Supongo que está tan bueno que poca gente se quiere perder el placer, por no saber hacerlo.

HuevosSoriana

Con los huevos yo creo que es más fácil hacer tortillas y la mejor de todas, la de patatas. Puede tener su riesgo a la hora de darle la vuelta. Lo más importante una sartén antiadherente y buen aceite. No sé que tendrá este disco plano amarillo que me gusta hasta en su forma. Con cebolla me gusta aún más. Y cada uno lo hace a su forma que es lo que más me gusta.

La isla desierta

Creo que los platos sencillos los aprecio más en la medida en que no los como habitualmente. Si cenara una tortilla de patata cada semana, no lo fliparía cada vez que lo hago.

28-Mar-2007 - Hechos en casa

Comentarios (7)

Las hojas de nori no sólo se usan para sushi

El domingo nos robaron una hora sin darnos cuenta y tuvimos que correr un poco más de lo habitual en nuestro quehacer dominical, la limpieza. Cambiar las sabanas, mantel y toallas, poner las lavadoras, quitar el polvo plumero en mano, aspiradora, fregar suelos, limpiar a fondo la cocina… Menos mal que el día anterior saqué del congelador los txipirones en su tinta, porque no me dio tiempo para nada, yo que quería salir un momento a comprar flores, no hubo manera.

Arroz con palillos

Pensé, preparo un poco de arroz con ajo y piñones para acompañar, y en el momento se me ocurrió que estaría bien echarle una de las hojas de nori que utilizo para sushi. No es la primera vez que lo hago, también lo he hecho con el pollo y le da un sabor y olor marino que me gusta. Me da pena no poder embeber el olor en esta entrada, ¡pero olía tan bien! Imaginaros, arroz, ajo, nori, txipirones en su tinta, ¡mmmmm!

Arroz marinero

Incluso puse un poco de música para acompañar (Rendez vous sous la pluie de 1935) y apagué por un rato la lavadora (pause ||), que parece que no, pero es mejor comer sin aclarados ni centrifugados. Claro que se me olvidó una cosa, cómo pude olvidarlo, ¡mecagüen la mar salada! Eso mismo, la SAL. No le eché sal al arroz.

Estaba bueno, se podía comer, pero al final opté por mezclar los txipirones y el arroz, que los txipis tenían sal, pero ¿cómo se me pasó?

Por cierto, cómo se dice, ¿la nori o el nori?

26-Mar-2007 - Hechos en casa, Desastres

Comentarios (13)

Cenando mientras diluviaba

Caía el diluvio universal cuando entramos en Á table, un bistro que está en la calle dos de mayo de Bilbao. Parecíamos dos patitos, pero enseguida entramos en calor, como no hacerlo en un lugar tan agradable.

Para empezar

Pedimos un aperitivo mientras nos servían la comida para entrar en calor, un Antésite y un Kir (vino blanco con cassis, que es un licor de grosella). De primero pedimos magret de pato relleno de foie y caracoles con setas, muy finos ambos platos. Hasta yo comí los caracoles, que no me hacen gracia.

De segundo, como plato fuerte comimos moules a la marinera (mejillones de roca) y conejo. Muy bueno. De postre pedimos queso. Para beber pedimos un vino que me lo recomendaron hace tiempo, un tinto de la casa Enate, un vino con denominación de origen Somontano, que tenía muy buen aroma y de sabor era algo más fuerte, nos encantó.

Jo, qué bien me lo pasé, allí tan a gusto, comida rica, mientras afuera no dejaba de llover, y nosotros cerquita de la ventana. El trato y el servicio sin peros, es guay que no se equivoquen cuando traen los platos, que sepan quien ha pedido qué. Se agradece que cuando te levantes para ir al servicio, te lo indiquen leyendo tu pregunta en tu mente. No lo pido pero lo valoro mucho. Creo que les va bien, un día de perros como el de ayer y el local lleno.

Algunas veces te regalan algo en agradecimiento a algo que has hecho sin esperar nada a cambio, algo que lo has hecho por placer. Entonces piensas, ¿quién tiene algo que agradecer? A mi me invitan a una cena estupenda y la disfruto por hacer algo que me encanta, mmmmm, creo que tengo que pensar en un regalo en agradecimiento a la cena. ¡Ay, cómo nos cuidamos!

24-Mar-2007 - Sitios para comer, Restaurante

Comentarios (4)

Cocinar para 25 cansa (por Asier Barrenetxea)

(La Colaboración mensual de la mano de Asier, ex compañero de trabajo y compañero de club gastronómico, un chaval que cuando se pone, se pone de verdad. Antes fueron McLean y Volante quienes lo hicieron.)

Sí amigos, esa fue la conclusión a la que llegué antes, durante y después de capitanear la elaboración de una cena para 25 compañeros de curro.

La tarea de conseguir un txoko era el primer paso y después de un primer intento fallido allá por el mes de diciembre, se respiraba un clima de duda en la oficina, pero el comité organizador, está vez, resolvió el asunto con eficacia.

Suculento plato

Con el tema de la sede ya resuelto el siguiente paso consistía en diseñar el menú, y amigos, yo cuando me pongo a diseñar un menú, me crezco, no lo puedo evitar, me crezco en exceso, así que después de darle varias vueltas el menú que me salió fue el siguiente: crema de queso con dulce de manzana, gelatina de vino blanco y vinagreta de piñones, seguido de un gazpacho de cogollos de Tudela y anchoas (este suculento plato lo introdujo en el menú y se lo curro el presi), para a continuación enfrentarnos a unas croquetas de jamón y piñones, unos hojaldres de salmón con cebolla caramelizada y unas suculentas albóndigas que se hizo Angie ( de las cuales me comí 6 o 7 mientras las hacia), después de una pausa y ya para finalizar unas costillas de cerdo asadas acompañadas de una ensalada de queso de cabra, shiitake y almendras. Del postre se encargó Irantzu, que nos preparo dos tartas de un nivel excelso, una de queso y pasas y otra de castañas y chocolate que por suerte o por desgracia acabo delante de mí y no paré hasta hacerla desaparecer.

Ahora había que dar a conocer el menú a los asistentes al evento, hubo reacciones de todo tipo, gente que decía que se llevaba un bocata, gente que quería algo más clásico, gente que me decía que a ver como iba a hacer eso para 25, que estaba chalado y gente a la que le parecía de puta madre.

La mesa puesta

Y llegó el día clave, el día en el que había que dar forma física a todo lo que estaba escrito en el menú. Nos encontrábamos en el txoko vakero, lean y yo y como buen jefe de grupo les mande a hacer la compra mientras yo iba ordenando un poco las cosas que había llevado de casa, como me llevó poco tiempo y todavía no había regresado el comando compras hice lo que creo que todo cocinero haría en similares circunstancias, me saque una birra de la maquina y me manufacturé un porro para su inmediata degustación.

Una vez disponíamos de todas las materias primas, empecé a repartir tareas a los pinches, mientras hacía memoria del orden en el que había pensado realizar los platos. Todo iba como la fina seda, hasta que me dispuse a montar la crema de queso y me percato de que el txoko no dispone de batidora, después de soltar unos cuantos improperios cojo una varilla y empiezo a montarla, cuando empecé a dejar de sentir el brazo miraba a la crema y me entraban ganas de llorar puesto que la crema no era crema, su estado físico estaba muchísimo mas cerca del liquido que del semisólido, o el estado en el que se supone que debe estar una crema de queso, posiblemente me equivoqué al multiplicar las cantidades de la receta original ( nunca se me dio bien la tabla del 6 joder). Este suceso hizo que mis nervios afloraran, porque era el entrante, en el que había depositado grandes esperanzas , y empezar el banquete con una cagada no era menester.

seguir leyendo esta entrada…

21-Mar-2007 - Colaboración

Comentarios (9)