bocadorada.com

Champiñones en la cena y en la comida

El otro día fui a la frutería buscando otra cosa pero ya no quedaba, entonces pasé al plan b y luego al c, al ver que tampoco. Me pasa por ir tarde, es lo que tiene tener un trabajo con horario de oficina. Al final opté por unos champis, que no son lo más de lo más, pero algo se puede hacer con ellos.

Huevo frito con patatas y champiñón

Ese mismo día hice una cazuela llena de champiñones, ya se sabe que cuando empiezan a encojer se quedan en la mitad de la mitad. Así que para cenar puse unos huevos fritos, que por humildes no dejan de suscitar cierta gula, con unas patatas medio confitadas en la sartén y los champis, los champis picantones con pimienta negra, que es como me gustan.

Brócoli con champiñones y nata

Al día siguiente cayó el brócoli con los champiñones del día anterior cocinados un poco más con nata, por darle algo de gracia al brócoli.

Al final, he pensado que no estuvo tan mal que fallara el plan a, el b o el c, le he sacado bastante partido a los champis con poco esfuerzo y eso es muy importante.

Para hacer los champis, se pone un poco de aceite en una cazuela, se pica un diente de ajo y se hace lentamente en el aceite. Cuando empiece a dorarse se añaden los champiñones limpios y troceados si son muy grandes. Se tapa y se revuelve de vez en cuando, añadir sal, pimienta y perejil picado. Cuando se queden en la mitad de la mitad, están listos.

31-Oct-2007 - Hechos en casa, Verduras

Comentarios (4)

Tempura de verduras

No es mi plato preferido en los restaurantes japoneses, pero sí que me gusta y me apetecía mucho hacerlo.

Tempura de verduras y crema de acelgas

Es muy fácil, aunque como todas las frituras te deja la cocina un poco desastrada. Te compras el paquete de los polvos, lo mezclas en agua tal como se indica en el paquete, rebozas las verduras y las fríes en una mezcla de aceite de sésamo con aceite de girasol durante muy poco tiempo. En mi caso, las verduras eran: pencas de acelga precocidas, tiras de pimiento verde y pimiento rojo, de tamaño de bocado.

Para dippear y completar un poco la comida, puse un poco de salsa de tomate casera y crema de acelgas.

Parece ser que el origen de la palabra tempura es latino.

28-Oct-2007 - Hechos en casa, Verduras

Comentarios (8)

Garbanzos, basmati y pimentón

Sabor a garbanzos con carne pero sin carne, sabor a arroz basmati y sabor a pimentón de la Vera agridulce. Cada cosa por su cuenta, por un lado los garbanzos, por otro lado el arroz basmati y el toque final el pimentón, que además da color, a un plato que si bien de sabores iba bien, quedaba triste de colores.

Garbanzos y basmati con pimentón

Muy adecuado para esta época en la que ya empieza a hacer frío, se huele a invierno y empezamos a recordar que la calefacción hay que probarla antes de que nos haga verdadera falta.

23-Oct-2007 - Hechos en casa, Legumbre

Comentarios (7)

Alubias blancas con codillos de pato

La combinación es muy buena, los sabores pegan y no se mezclan hasta el plato. Lo aprendí en uno de los programas de Argiñano, hace un montón de años, cuando no sabía ni lo que era confitar, ni donde se vendían esas cosas. Desde entonces hemos visto como se empiezan a vender en cualquier supermercado que ya no hace falta cruzar una frontera para conseguir muslos, alas, o codillos confitados de pato.

Alubias blancas y codillos confitados de pato

Ingredientes

(para 2 personas)

Elaboración

Poner en la olla a presión las alubias en remojo con el agua del remojo, los pimientos cortados en tiras finas y la cebolla en cortada en aros finos, añadir la sal y un chorrete de aceite de oliva, se cubre de agua, añadiendo el agua que haga falta y se cierra la tapa.

Desde que comienza a pitar, se baja el fuego al mínimo y se deja unos 20 minutos. Después se deja enfriar tranquilamente lejos del fuego.

Una vez frío se abre y se prueba para ver si están bien hechos, se corrige de lo que le haga falta y se tapa para que no pierda calor. Si hace falta se calienta a fuego lento antes de servirlo al plato.

Con los codillos, se abre la lata y se extraen los codillos retirándoles la gran capa de grasa, se ponen sobre una placa de horno y se ponen en el horno precalentado para que se calienten y se doren, con unos 10 minutos debería bastar. A la hora de servir se pone sobre las alubias en el plato.

También se puede guardar para alguna preparación la grasa que viene en la lata, para hacer unas patatas, pochar verdura, etc. le dará un riquísimo sabor a pato.

22-Oct-2007 - Hechos en casa, Carne, Legumbre

Comentarios (3)