bocadorada.com

Comer con la radio

Cuando empecé a ir al mediodía a comer a casa, primero me encontraba con Área reservada (ya no está, ahora música americana de ráiz) y después con Diálogos 3 de Ramón Trecet. Al principio Trecet no me gustaba, la música que ponía la mayoría de las veces así así, creo que a veces me parecía repelente, sin embargo no cambié de emisora. Empezó a hacerme gracia. Cuando arremete contra las grandes discográficas, contra los distribuidores, cuando lo flipa con YouTube, cuando internet lo maravilla, cuando dice que Jim Morrison es mala persona prácticamente una alimaña (ni idea de porqué).

Comida con la radio

He aquí mi comida ligera para verano. Hoy también ha sido acompañada de la radio.

A la hora de la cena me suele tocar otro programa que ya no es lo mismo sin Xabier Moreno, Lokal, el programa de las maquetas de grupos ratoneros y el tío que leía textos zen (también hacía Pioneros). Ahora Lokal ha cambiado bastante y lo lleva el del territorio indie, digo el de Disco Grande. El programa ha cambiado por completo, la música me gusta más pero Xabier Moreno me hacía gracia, como Trecet, además me resultaba relajante cuando estaba cocinando. Me tendré que acostumbrar a la liga maquetera, al territorio indie, etc. a la hora de la cena.

Cena con la radio

He aquí mi cena de verano. También acompañada de la radio.

Ayer debió de ser la fiesta de despedida de Bulevar. Espero todavía encontrarme con alguna repetición de Flor de Pasión de Juan de Pablos, que el programa es muy tarde pero si me toca alguna repetición no puedo dejar de escucharlo. Recuerdo el verano pasado, que estuve escuchando un cuarto de hora dentro del coche a que terminara el programa.

11-Jul-2007 - Hechos en casa, Curiosidades, Pescado, Carne, Aparato

Comentarios (8)

Las posibilidades de las mollejas de pato confitadas

La semana pasada buscaba en el supermercado algo diferente para sorprender a un cumpleañero, en una de las cámaras frigoríficas vi un sobre de mollejas de pato confitadas. Pensé, vamos a ver, esto debe de ser lo que sustituye a los dientes del pato. Con las mollejas seguro que le sorprendo. Me lo llevo. Y se sorprendió, así que guarde algunas en un tupperware, aparté la grasa a una olla y coloqué las mollejas en una bandeja de horno, hice láminas con una patata mediana, la salé y la confité en la grasa de las mollejas. Antes de servirlo, calénté en el horno las mollejas, quedaron muy brillantes y nada duras.

Mollejas con patatas confitadas

Al día siguiente, recordé un plato que vi cocinar en algún programa de cocina, unas lentejas con mollejas de pato. Así de simple, hice un cocido de lentejas con verduras y añadí cuatro de las mollejas apartadas. Quedaron unas lentejas muy resultonas.

Lentejas con verdura y mollejas de pato

Todavía nos quedaban algunas mollejas más y aunque mi intención era preparar una ensalada de mollejas, cambié de planes sobre la marcha, ya que me puse a hacer una pizza y se me ocurrió que quedaría perfecto con láminas de molleja regadas de una reducción de vino tinto y boletus edulis.

Pizza de mollejas de pato con boletus

No pensaba yo que las mollejas de pato confitadas dieran para tanto, además vienen confitadas y creo que venden envases más pequeños que creo que es realmente lo que me conviene.

29-May-2007 - Hechos en casa, Carne, Legumbre, Setas

Comentarios (8)

¿Menú infantil?

Mi madre hacía lo que nosotros llamabamos hamburguesas, mi padre filete ruso y lo que acabo de descubrir que se llama bitoque, entonces mi padre decía, “¿y para los mayores?”. Él pensaba que era parte del menú infantil y tiene su razón, teniendo en cuenta las ganas que tienen los niños de ir a McDonalds o Burguer King. El caso es que yo, he crecido y me sigue gustando comerme una buena hamburguesa-filete ruso-bitoque, pero que estén tan buenas como las que os propongo.

En barra

En barra entre pan y pan: Montátelo tú mismo

Dos rebanadas de pan tostadito, con queso cheddar, cebolla, pimientos, trigueros, junto con una exquisita hamburguesa-filete ruso-bitoque hecho en casa, mojado con salsa hoisin.
La combinación de la salsa hoisin con la “hamburguesa”, un descubrimiento. Otro descubrimiento, la combinación de los trigueros a la plancha con todo el conjunto. Los espárragos trigueros los hice a la plancha y cuando los quité de la plancha les puse sal de Maldon.

En mesa

En mesa: Con cuchillo y tenedor

Dos hamburguesas o filetes rusos o bitoques de carne de ternera hechas en casa de primerísima calidad, combinados con queso emmental en láminas finas y dados de compañía junto con aros de pimiento italiano.
No se olviden de la salsa hoisin, la salsa barbacoa china, a partir de ahora indispensable con la “hamburguesa”. Bueno, mejor llamarle ya bitoque.

25-Nov-2006 - Hechos en casa, Curiosidades, Carne

Comentarios (4)

Lo que puede dar de sí una olla llena

Ya sé que lo he escrito antes, pero no me canso de promocionarlo. Si llenas una olla grande de garbanzos, chorizo, carne para cocido y verduras variadas, te da para:

foto de la carne con pimientos

Día 1
Separas la carne de los garbanzos y sirves la carne con unos pimientos del piquillo pasados por una sartén para calentarlos, ya tienes la comida preparada. Si lo acompañas de una botella de vino no te hace falta nada más. ¡Ai qué tiernita estaba!

foto del plato de garbanzos

Día 2
Al día siguiente te calientas un plato de garbanzos con chorizo y puedes aguantar hasta la noche sin problemas si trabajas delante de un ordenador. Si te quedan ganas puedes tomarte un postre. En mi casa entre semana solamente hay yogures o fruta. Yo normalmente no como postre, pero eso sí, que no me quiten el café.

foto de noodles con caldo de garbanzos con carne

Día 3
Como separaste el caldo de los garbanzos y lo congelaste, ahora puedes sacarlo del congelador, descongelarlo, calentarlo y cuando esté hirviendo le añades unos noodles. Perfecto, ese caldo es dinamita pura y con el acompañamiento de los fideos chinos te bastará para no pasar hambre y al mismo tiempo satisfacer la gula.

foto de arroz con garbanzos

Día 4
¿Que te sobraron unos pocos garbanzos? No te preocupes, resérvalos para hoy. Hoy toca arroz con garbanzos, es comida de pobre, pero está riquísimo. A mi me gusta que quede caldoso, lo sirvo en un cuenco, me gusta más en cuenco que en plato, supongo que será hasta que me aburra del cuenco.

Y aún hay más, pero lo dejaré para más adelante, tengo dos tupperwares llenos de garbanzos en el congelador, para cuando no me apetezca cocinar.

7-Nov-2006 - Hechos en casa, Carne, Legumbre

Comentarios (9)