bocadorada.com

Roma (2) - La ciudad que mira al pasado

A Roma le sale historia por todas partes, no en balde tiene cerca de 3000 años de historia. Sólo hay dos líneas de metro porque no se puede excavar sin encontrarse otro yacimiento más. Así que andes por donde andes te encontrarás ruinas, templos, iglesias, etc. Y hay que decir que me parece muy generoso que no haya que pagar entrada por entrar en muchos sitios. Roma no puede escapar de su pasado, vive un poco aún en él, en el mejor sentido, los mármoles blancos pesan demasiado. A diferencia de otra ciudades importantes de Europa que históricamente siempre miran al futuro, Roma mira al pasado.

Foto de Columnas en el foro romano

Una ciudad que era imperio

Mirando las ruinas de lo que fue la ciudad de Roma en sus distintas etapas, a pesar de la destrucción del tiempo, de las guerras, de los saqueos, etc. se llega a entender que era una sociedad sofisticada, que la historia da muchas vueltas. Todos hemos visto fotos, hemos estudiado en la escuela, hemos leído y hemos visto películas, pero es mucho más especial visitar el foro romano en un precioso y frío día de invierno de lo que nunca hubiera imaginado. No esperas encontrar algo así. Lo mismo ocurre con el Palatino, el Coliseo, el Circo, el teatro romano, la puerta Octavia, las termas de Caracalla, el mercado de Trajano, los panteón Agripa, etc. Recordé las comilonas de Apicius.

Foto del Carpaccio de pulpo

Un sitio especial al que está muy bien ir para comprobar el poder de la potencia que fue Roma, puede ser el monte Testaccio, en el barrio del mismo nombre (por cierto, que de visita muy recomendable). Se trata de un monte artificial, contruido a base de restos de ánforas que llegaban al puerto de Ostia, vamos como un vertedero. Se ven los restos. Debajo se excavaron cuevas, perfectas como bodegas y que actualmente se utilizan como lugares de ocio, discotecas, locales que abren a la noche. Frente al monte Testaccio, hay un buen sitio para cenar comida romana, la Osteria degli amici, un sitio muy recomendable en el que comimos un carpaccio de pulpo de quitar el hipo y del que guardo un especial recuerdo del postre. También en el Testaccio, encontramos una tienda de alimentación (Volpetti) que tiene el genero más exquisito y exclusivo que he visto nunca, eso sí, muy caro todo. De todas formas merece la pena pasar, para ver el escaparate y comprar alguna chuchería, aquí encontrarás casi cualquier producto italiano, por muy difícil que sea de encontrar. En la plaza de Testaccio también hay un mercado gracioso.

Foto del Mercado de Testaccio

Piazze di Roma

Recorrer la ciudad fijándonos en las plazas, nos permite ver parte de la historia de Roma, además de ver importantes fuentes, esculturas, palazzos, distribuciones, vistas, etc.

Templo de Vesta

La Piazza Barberini con la fontana del Tritone (de Bernini), la plaza de la boca de la verdad con el templo de Vesta, la piazza del Camplidoglio (proyectada por Michelangelo) con una copia de la estatua ecuestre de Marco Aurelio, Campo de Fiori que es muy agradable, piazza della Minerva con su elefantito (también de Bernini), piazza Navona con la fontana de Bernini también (Bernini parece fontanero), piazza del popolo al final del tridente, piazza della Repubblica cerca de las termas de Diocleciano, plaza de San Pedro en el Vaticano (la mayor de Roma), piazza di Spagna con su escalinata y como toda buena plaza de Roma con una fontana de Bernini, largo di torre Argentina y la piazza Venezia llena de tráfico donde está el monumento a Vittorio Emmanuelle II y donde Mussolini daba los discursos a sus fans.

La ciudad estado y más iglesias

El Vaticano es un estado enano dentro de Roma, la plaza de San Pedro es la más grande de Roma, qué efecto más raro hace esta plaza elipsoidal, no parece tan grande, y también es obra de Bernini.

Fuimos dos horas antes que abrir a los Museos Vaticanos, para las ocho de la mañana y pasamos un frío tremendo, esperando en la cola, nos turnamos y tomamos un chocolate caliente en vaso de plástico. Aunque la espera mereció la pena, alucinamos, mejor de lo esperado, iluminado sólo con luz natural. Las esculturas romanas, griegas, etruscas, egipcias, la obra de Raffaello, Michelangelo o Boticcelli.

Además del Vaticano en todo Roma se pueden visitar otras iglesias, algunas pertenecientes al Vaticano y otras no, pero cada una de ellas muy especial, como Santa Maria Maggiore, basílica muy proporcionada con suelos y mosaicos hermosos. Otra iglesia preciosa el la Basílica Santa María in Trastevere, que aún siendo mucho más pequeña es preciosa también.

Más fotos del viaje a Roma

Más anotaciones relacionadas:

  1. Roma (1) - La ciudad viva o que viva la ciudad
  2. Roma (3) - La ciudad de los romanos

2-Ene-2008 - Sitios para comer, Curiosidades, Restaurante

Comentarios (4)

Roma (1) - La ciudad viva o que viva la ciudad

Antes que nada, ¡feliz año a todos!

Roma ha resultado una ciudad divertida pero nada fácil. No esperaba que fuera funcional, pero en Roma la excepción es la norma, o te relajas o terminas con un monumental enfado. Hay turistas todo el año por lo que la ciudad descansa poco, cuando una parte de la ciudad cierra se abren otras partes. En el centro el comercio no cierra ni los domingos, eso sí, a medida que va llegando la hora de cierre, va desapareciendo la gente de las abarrotadas calles y se van llenando las zonas de marcha romana, como el Trastevere.

Foto de la ensalada

En Roma, se come bien, tienen buena materia prima y un alto concepto de su gastronomía, por lo que es fácil encontrar un sitio céntrico, decente, agradable y barato. Rossopomodoro es un ejemplo y un lugar recomendable, es una cadena y sirve comida napolitana, tratando de recuperar ingredientes y técnicas antiguas, bajo la filosofía Slow Food. Por 9€ sales perfecto para seguir recorriendo la ciudad. Además el lugar es agradable, bien iluminado, espacioso, las mesas son amplias y tienen en medio un azulejo para poder poner encima algo caliente y no estropear la madera.

 Foto de la Zuppa

El tráfico manda en Roma, motos y coches mínimos la mayoría, pero se ven cochazos y deportivos italianos. En los paso de cebra, atrévete y lánzate, que aunque estés esperando no van a parar, si te la juegas paran, tienes que creerte el dueño de la ciudad. Otra forma de cruzar es seguir a alguien que se cree el dueño de la ciudad. Los semáforos para peatones, incluyen el ámbar, lo cual me resultó un poco lío porque se confunde con el rojo y en verde dura pocos segundos.

La gente desaparece pero el tráfico no para

Roma te da la oportunidad de ponerte en forma porque resulta que lo más práctico es andar, patearse la ciudad de lado a lado. El metro sólo tiene dos líneas, los tranvías tienen recorridos cortos y para cruzar el centro el único medio es el autobús. Aunque el billete es unificado para todo el transporte público, los billetes de autobús no se venden en el propio autobús, en algunos sí, pero porque en Roma la excepción es la norma. Los billetes se compran en bares, kioskos y expendedoras del metro. Es aconsejable comprar un giornalero (3,5€), no sale caro y te olvidas del tema, o lo demás, también se puede aprovechar y comprar unos cuantos billetes de golpe (1€ cada billete), el billete hay que picarlo siempre. Cuidado con las líneas de autobús, están llenas de excepciones y los nombres son confusos, algunos sólo funcionan de día, otros de noche, otros en horario de limitación de tráfico (¿cuando es eso?), algunos nocturnos son búhos, otros empiezan por N, otros funcionan de noche pero no tienen nombre especial, etc. Supongo que el que vive allí, mal que bien, se arregla pero la mayoría de los turistas termina cogiendo un taxi, nosotros porque somos muy brutos y no tenemos 20€ para gastarnos en cada carrera, caminábamos unos cuantos (bastantes) kilómetros y cogimos el truquillo al autobús más o menos (más bien menos).

Foto de motos, arbolitos, ropa y navidad

De todas formas, por no desanimar a nadie, hay que decir que es una ciudad bastante abarcable por lo general, puede que algunas zonas queden lejos entre ellas, pero en primer paseo ves un montón de iconos turísticos de Roma.

Más fotos de Roma (durante la semana pondré algunas más).

Más anotaciones relacionadas:

  1. Roma (2) - La ciudad que mira al pasado
  2. Roma (3) - La ciudad de los romanos

1-Ene-2008 - Sitios para comer, Curiosidades, Restaurante

Comentarios (6)

En Bilbao haciendo el guiri

La decoración

Nuestro plan no era hacer el guiri en nuestra propia ciudad, íbamos a hacerlo en una ciudad vecina pero por circunstancias tuvimos que posponerlo, así que pensamos que cualquier ciudad es buena para hacer el guiri. Y, ¿donde van los guiris en Bilbao? Al Guggenheim, de acuerdo es un buen plan pero antes debíamos comer algo.

Fuimos a comer al Kikara, cuyo cocinero es Andoni Arrieta, uno de los autores de Vegetariano todo el año, un buen libro de cocina, que gano el premio Gourmand World Cookbook Awards en el 2005 en su especialidad.

El menú parecía estar bien, así que sin oponer resistencia entramos. Ya conocía el sitio por muchas referencias y porque había estado tomando café. Sobre el sitio diré que a mi no me llena demasiado. Había cosas que me daban igual, como el DJ o las pantallas, tanto camarero guapo, eso sí, la verdad es que muy atentos todos. Lo que no me daba igual, era que las mesas no eran muy estables, eran muy pequeñas y estaban muy juntas, que estaba todo bastante oscuro, aunque últimamente he estado en sitios más oscuros aún, que aunque las servilletas eran enormes no hubiera mantel (bueno ésto último no me importa tanto). Y sobre la comida, ¿qué decir? Bien, estuvo bien, ni poco ni mucho, todo estaba rico y en su punto, teniendo en cuenta que no fue demasiado caro, salimos contentos.

Ravioli Anchoas

De primero comí los raviolis crujientes de morcilla y Lenin comió las anchoas frescas marinadas, mi plato algo fuerte pero era de esperar aunque no me esperaba el protagonismo del queso de cabra, el plato de Lenin muy suave, a mi me gustó.

Paletilla de cordero

De segundo ambos pedimos la paletilla de cordero, que estaba rica.

Postres

Los postres, muy originales aunque el mío demasiado dulce, helado de azafrán y cardamomo sobre compota de tomate, demasiado tomate. El de Lenin mucho más equilibrado, dulce de zanahoria con espuma de yogur griego.

Hay que decir que en el Kikara tienen un primero, segundo y postre vegetarianos y otra posibilidad de un menú bajo en calorías.

Tomamos café y salimos hacía el Guggenheim, que estaba lleno de alemanes, normal teniendo en cuenta que las grandes expos son de artistas alemanes, Durero y Kiefer. Antes de entrar nos paramos a ver la aceptación que tiene Puppy entre las madres, Puppy es obra del artista Jeff Koons, que también tiene otra obra que a mi me gusta bastante más en una de las terrazas del museo. Y lo dejo aquí, que empiezo a hablar del Guggenheim y no tiene nada que ver con este blog, salvo tal vez, los espárragos pegados en uno de los cuadros de Kiefer.

12-Ago-2007 - Sitios para comer, Restaurante

Comentarios (10)

Restaurante Arbolagaña

Este restaurante no es un restaurante demasiado conocido en Bilbao, por mucho que aparezca en guías. En el boca a boca no se habla demasiado de él, hasta hace un par de años no sabía que existiera, y eso que soy asidua al museo, porque precisamente es ahí donde esta, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Terraza

Conocía la terraza de la cafetería con sus sillas súper cómodas, que está al lado de la entrada al museo dando al parque, pero el restaurante al que se accede desde esta cafetería, 3 pisos por encima en la terraza del museo, sobre los árboles del parque Doña Casilda, la ubicación es de alucinar de bonita. Tuvimos mala suerte con el día, o no según se mire. Llovía y el viento soplaba con fuerza, la sensación era chula, estar tan protegido separados únicamente de esa gran cristalera. El espacio del comedor es diáfano, no muy grande (unas 100 personas) con el mismo interiorismo del museo, a mi me gusta. Sólo le pongo una pega, me cuesta reconocer las puertas, sobre todo cuando voy al baño.

El vino

La sensación muy buena, tomamos el menú degustación con un vino de Toro (Puertas Novas), que nos recomendaron allí mismo, las copas bien y la vajilla bien, salvo que hay que tener cuidado que los platos no bailen unos sobre otros, por ejemplo que un plato rectangular sobre uno circular, baila y además mal porque por un lado es largo y por el otro corto. Esto igual es algo mío, pero aún así creo que en el menú degustación se tiene que tener estudiado este tema.

La terrina de foie estaba rica, sobre todo la salsa amarilla, este es el plato cuadrado que se me olvidó fotografiar del hambre y la emoción. Creo que esta foto lo dice todo. De todas formas la ensalada no era de rucula, más bien de escarola.

Hongos y setas

Arroz meloso con trufa y cebollino

Codillo

Helado de coco-pimienta

Helado de vinagre

El ragout de hongos y setas, muy rico, muy ligero y agradable. También nos gustó el arroz lechoso con trufa, qué suerte tengo, en los dos últimos días comiendo trufa. El codillo estaba crujiente por fuera y que se deshacía por dentro, los postres muy ricos, tanto el helado de coco, muy refrescante como el helado de vinagre, con galleta de queso Idiazabal, que quedaba resultón.

Para terminar un café cortado, que estaba rico, pero que podían tener un azucarillo más neutro, no sé, estás en un entorno tan minimalista, has estado sin oir hablar de fútbol todo el rato y justo en el postre, este detalle. Vamos que, he confirmado que en esta ciudad es imposible escaparse del fútbol en cualquier establecimiento hostelero.

6-Jul-2007 - Sitios para comer, Restaurante

Comentarios (10)