Cocinar para 25 cansa (por Asier Barrenetxea)

(La Colaboración mensual de la mano de Asier, ex compañero de trabajo y compañero de club gastronómico, un chaval que cuando se pone, se pone de verdad. Antes fueron McLean y Volante quienes lo hicieron.)

Sí amigos, esa fue la conclusión a la que llegué antes, durante y después de capitanear la elaboración de una cena para 25 compañeros de curro.

La tarea de conseguir un txoko era el primer paso y después de un primer intento fallido allá por el mes de diciembre, se respiraba un clima de duda en la oficina, pero el comité organizador, está vez, resolvió el asunto con eficacia.

Suculento plato

Con el tema de la sede ya resuelto el siguiente paso consistía en diseñar el menú, y amigos, yo cuando me pongo a diseñar un menú, me crezco, no lo puedo evitar, me crezco en exceso, así que después de darle varias vueltas el menú que me salió fue el siguiente: crema de queso con dulce de manzana, gelatina de vino blanco y vinagreta de piñones, seguido de un gazpacho de cogollos de Tudela y anchoas (este suculento plato lo introdujo en el menú y se lo curro el presi), para a continuación enfrentarnos a unas croquetas de jamón y piñones, unos hojaldres de salmón con cebolla caramelizada y unas suculentas albóndigas que se hizo Angie ( de las cuales me comí 6 o 7 mientras las hacia), después de una pausa y ya para finalizar unas costillas de cerdo asadas acompañadas de una ensalada de queso de cabra, shiitake y almendras. Del postre se encargó Irantzu, que nos preparo dos tartas de un nivel excelso, una de queso y pasas y otra de castañas y chocolate que por suerte o por desgracia acabo delante de mí y no paré hasta hacerla desaparecer.

Ahora había que dar a conocer el menú a los asistentes al evento, hubo reacciones de todo tipo, gente que decía que se llevaba un bocata, gente que quería algo más clásico, gente que me decía que a ver como iba a hacer eso para 25, que estaba chalado y gente a la que le parecía de puta madre.

La mesa puesta

Y llegó el día clave, el día en el que había que dar forma física a todo lo que estaba escrito en el menú. Nos encontrábamos en el txoko vakero, lean y yo y como buen jefe de grupo les mande a hacer la compra mientras yo iba ordenando un poco las cosas que había llevado de casa, como me llevó poco tiempo y todavía no había regresado el comando compras hice lo que creo que todo cocinero haría en similares circunstancias, me saque una birra de la maquina y me manufacturé un porro para su inmediata degustación.

Una vez disponíamos de todas las materias primas, empecé a repartir tareas a los pinches, mientras hacía memoria del orden en el que había pensado realizar los platos. Todo iba como la fina seda, hasta que me dispuse a montar la crema de queso y me percato de que el txoko no dispone de batidora, después de soltar unos cuantos improperios cojo una varilla y empiezo a montarla, cuando empecé a dejar de sentir el brazo miraba a la crema y me entraban ganas de llorar puesto que la crema no era crema, su estado físico estaba muchísimo mas cerca del liquido que del semisólido, o el estado en el que se supone que debe estar una crema de queso, posiblemente me equivoqué al multiplicar las cantidades de la receta original ( nunca se me dio bien la tabla del 6 joder). Este suceso hizo que mis nervios afloraran, porque era el entrante, en el que había depositado grandes esperanzas , y empezar el banquete con una cagada no era menester.

El presi que veía que no paraba de jurar en arameo, intentaba tranquilizarme y me dijo que lo pusiera al fuego que así por cojones tenia que espesar, y así lo hice, eso si, con pocas esperanzas, y ala, ahí estaba yo dando vueltas a la puta crema de los cojones viendo como aquello no acababa de espesar mientras con un ojo vigilaba que no se quemara la cebolla y con la otra mano degustaba otra sabrosa birra. Una vez mi paciencia rebosó sus limites, me fui un rato al baño a llorar y a la vuelta hubo gabinete de crisis con el presi, en el que me dijo que podía ir a su casa a por el sifón pero que no estaba seguro de si tenia cargas, yo le dije que por su padre fuera a por el sifón, mientras intentaba contactar con el diablo para venderle mi alma por unas cargas.

Las frituras

Bueno, mientras el presi estaba ausente fui revisando los demás platos y todo estaba en orden (salvo pequeños detalles como que las costillas llevaban media hora en el horno y este estaba en el estado opuesto a encendido), el único problema que había es que habían llegado los demás grupos que iban a cenar y la cocina parecía el camarote de los hermanos marx, y yo opino que las multitudes son un estorbo ( como reza una canción de eskorbuto), pero bueno, ya sabía que la cocina se iba a llenar así que no había lugar para las quejas. Aparte de los demás grupos, también llegó el nuestro, así que había que acabar los platos que la hora de la cena se acercaba. Era hora de rematar los platos y yo me encontraba bastante beodo, así que delegue en la tarea de freír las croquetas porque ya me he llevado alguna que otra quemadura cocinando en ese txoko y me dedique a montar la crema de queso con el dulce de manzana; con la ayuda del sifón logramos salir del paso pero no se acercaba a lo que yo tenia en mi mente, pero no era tiempo de lamentarse, la suerte estaba echada, el equipo había trabajado duro y se merecía un buen resultado.

Uno de los momentos clave era el entrante, yo estaba como un flan, hasta que escuche frases como -mmm esta riquísimo-, joder, por fin me pude quitar el yunque que tenia en la cabeza y relajarme un poco, el primer plato había funcionado koño!!!! Los demás platos también gustaron, así que calificamos la operación “Dar de cenar a 25” como un éxito, eso si, yo por lo menos no me vuelvo a meter en semejante embajada por lo menos en los siguientes 20 lustros.

21-Mar-2007 - Colaboración

9 comentarios

  1. skatterbrained kat dice:

    Doy fe de q todo estaba exquisito! Yo me puse las botas. Asier, eres la caña!

    Y al final incluso alguno más llegó a degustar la cena…

    22-Mar-2007 a las 9:31 am. Permalink para este comentario.

  2. Javi dice:

    Yo no pude ir, pero doy fe de que Asier es un cocinero excelente. Bueno, rico y variado

    22-Mar-2007 a las 9:57 am. Permalink para este comentario.

  3. Lean dice:

    La comida fue digna de una reunión de galos deconstructivistas, por Tutatis. Tradición y modernidad sentadas en la misma mesa, por Belenos.

    22-Mar-2007 a las 10:30 am. Permalink para este comentario.

  4. Lilit dice:

    Abuela, esto esta de muerte!!!

    Tomando de partida como reza este anuncio de una fabada internacionalmente conocido….

    ASIER, ESTABA DE MUERTE!!!

    22-Mar-2007 a las 11:22 am. Permalink para este comentario.

  5. CALAMITY dice:

    Y yo que me pongo atacada con 6 invitados…

    22-Mar-2007 a las 11:35 am. Permalink para este comentario.

  6. BocaDorada dice:

    A mi lo que me impresiona es la forma en la que te creces. Yo cuantos más invitados tenga menos sofisticado hago el menú, apuesto casi todo a los ingredientes de calidad y a disfrutar de la reunión, en cambio tú te metes en un lío que no veas. Pero en el fondo lo disfrutas, que lo sé yo.

    22-Mar-2007 a las 3:38 pm. Permalink para este comentario.

  7. skatterbrained kat dice:

    Ah, y debo añadir q a mí q no me gusta la carne se me preparó una lubina a la plantxa!

    Eso sí:di el callo como pinche.

    22-Mar-2007 a las 6:28 pm. Permalink para este comentario.

  8. Ondobizi dice:

    Está bien que te hayas dado cuenta de lo que supone!!

    Yo estoy acostumbrado ya de arrepentirme de meterme en emboladas similares, de cocinar para más de 15, que es cuando las proporciones ya son incalculables, y sale lo que sale.

    Aun así, tres o cuatro veces al año si que hago una de esas, pero hoy es el día que aun no se porqué lo sigo haciendo.

    ánimo, ya verás como antes de que acabe el año ya te has metido a cocinar para 30. Eso si, haz algo de cazuela, que es más fácil.

    26-Mar-2007 a las 10:19 pm. Permalink para este comentario.

  9. » Arzak » BocaDorada dice:

    […] (Asier, demasiadopoco y Silvia se fueron un día de julio muy contentos a comer al Arzak, de por medio había fútbol y una apuesta, aunque se lo pasaron en grande y todavía les dura el disfrute para escribir una nueva colaboración, una visión por cada comensal, todas distintas y complementarias.) […]

    12-Sep-2007 a las 7:03 pm. Permalink para este comentario.

Deja una respuesta

Trackback URI