Risotto Noir (por Leandro Alzate)

(Siguiendo con la categoría de Colaboraciones, esta vez es Leandro quien ha querido compartir su mejor receta. Por cierto, Leandro estrena web donde presenta sus trabajos).

Otra misión engañosamente sencilla para Mc Lean. De camino al mercado, me cruzo a los últimos hijos de la madrugada. Atento a las luces, Mac, no te distraigas de tu objetivo: conseguir ese puñado de calamares. Todo resultará más sencillo si no les miras a los ojos.

Risotto noir

Llego a la mansión de BocaDorada con un póker de jibiones en la manga, y la mirada de una rubia clavada todavía en la solapa. Ahora hay que hacer un trabajo fino, qué demonios. Con un cuchillo de cuatro pulgadas voy abriendo en canal esos cuatro bichos. Arrojo las vísceras y la pluma a un lado. Separo las cabezas y corto los cuerpos en tiras de un centímetro. Joder, no me gustaría estar en su pellejo.

Calamares con las bolsas de tinta

Preparo el “brebaje de Mac”: 350 cl de caldo de pescado y 100 cl de vino blanco, mezclados pero no agitados. Reservo el brebaje para más adelante.

En una sartén frío media cebolla grande y un diente de ajo. Entendedme, no pretendo convertirlos en chamusquina. No se trata de eso. Hablo de dejarlos suavemente fritos y entonces lanzarles encima un vaso de arroz. Hablo de remover ese cóctel unos segundos antes de que me estalle entre las manos, unos jodidos segundos. Trabajo fino.

Los calamares y el arroz

La tinta de calamar (dos sobres) que le sonsaqué a aquella rubia tiene su papel en esta función, y ahora le toca salir a escena. Vierto su negrura sobre el arroz y la cebolla y el ajo, y durante los diez segundos en que hago hervir todo ello pienso en Dios. Cambio todo el asuntito a un nuevo recipiente, una lustrosa cazuela. Allí tiene lugar el último acto de la comedia: descargo los trozos de jibión y comienzo a destilar el brebaje de Mac sobre la mezcla, dejando que el arroz lo absorba poco a poco. La operación se alarga durante veinte minutos tensos como un arco. Cada poco, remuevo el asunto, que va adquiriendo la oscura apariencia de un Risotto Noir.

El Risotto no necesita reposo, simplemente se va espesando como la culpa de algunas personas, hasta que está listo para servir. Es lo que pienso mientras la afilada silueta de BocaDorada se perfila sobre el biombo del salón.

15-Feb-2007 - Colaboración

15 comentarios

  1. nuria dice:

    Tiene gracia el jodío :)

    15-Feb-2007 a las 4:45 pm. Permalink para este comentario.

  2. KAMRON dice:

    Es el mejor texto de novela negra culinaria desde que murio Bukowski sin intentarlo. Cuidado con lo que escribes no vaya a ser que lo lea Tarantino y te saque de pobre.
    Muy bueno, un abrazo.

    15-Feb-2007 a las 8:04 pm. Permalink para este comentario.

  3. dr. muerte dice:

    Auténtica cocina negra. Ni Allan Felix lo hubiese hecho mejor.

    15-Feb-2007 a las 8:31 pm. Permalink para este comentario.

  4. Garbancita® dice:

    “El Risotto no necesita reposo, simplemente se va espesando como la culpa de algunas personas”

    Esa frase es digna de bordarla en los trapos de la cocina. Simplemente genial.

    Bocadorada, te felicito por la mano que tienes para hacer fichajes ;)

    16-Feb-2007 a las 11:48 am. Permalink para este comentario.

  5. BocaDorada dice:

    Sólo un inciso, el risotto estaba de muerte.

    16-Feb-2007 a las 12:48 pm. Permalink para este comentario.

  6. Mc Lean dice:

    Nuria, ten cuidado con lo que dices, preciosa, el infierno está empedrado de pequeños comentarios.

    KAMRON, tengo la sensación de que hemos coincidido en algún oscuro callejón. Vigila tus pasos.

    Dr. muerte, no me asusta tu señuelo, veo la apuesta y subo a Kleinman.

    Garbancita, suelo bordar mis frases en las espirales del humo de un cigarrillo.

    BocaDorada, he escuchado demasiadas veces la palabra muerte en las últimas horas. Cuídate, muñeca.

    16-Feb-2007 a las 2:27 pm. Permalink para este comentario.

  7. denegro dice:

    Qué receta más divertida… y qué buena pinta :)
    Espero que cuando me ponga manos a la obra la mercancía de mi rubia esté a la altura, maldita sea.

    16-Feb-2007 a las 7:21 pm. Permalink para este comentario.

  8. KAMARON dice:

    Aquel que fue KAMRON queriendo ser KAMARON confirma los encuentros nocturnos y semi-etilicos no solo en callejones.

    16-Feb-2007 a las 8:58 pm. Permalink para este comentario.

  9. Pernan dice:

    Bang bang! Cuidado! El calamar se levanta! No estaba muerto, solo malherido! Y tiene una pistola! Dios Mío! Mac Lean! Al suelo! Oh no, bueno, mejor así, yace en un charco de tinta negra. Alguien debe visitar y decírselo a su viuda… Pero ¿qué es esto? Un momento, ese coche, antes no estaba ahí… Alto! Detènganse! Noooo… CRASH!

    18-Feb-2007 a las 5:54 pm. Permalink para este comentario.

  10. pitxo dice:

    Leandro, que todos sabemos que no fumas… no he podido evitar soltar varias carcajadas en el curro con este fantástico relato y casi me pillan… por otro lado… ya apetece comer esto tras tan tensas experencias?

    19-Feb-2007 a las 6:53 pm. Permalink para este comentario.

  11. hafo dice:

    Eres un autentico bocanegra, escupes dinamita como Garci y Prada juntos. Este puede ser el comienzo de una bonita amistad …

    19-Feb-2007 a las 8:58 pm. Permalink para este comentario.

  12. Mc Lean dice:

    arrrg…Maldita sea la clase Cephalopoda, subclase Coloidea… este caso tenía mala pinta desde el principio. Acercaos a este charco negro donde estoy abandonando mi pellejo.

    Acércate, hombre denegro, y quédate al menos con el resto de mercancía de aquella rubia. Si algún día das con ella, trátala como un hombre.

    Buena suerte KAMARON, pero sigue atento a tus pasos.

    Pernan, no dejes escapar ese coche, cof, cof. La vida es un vólido que siempre corre a demasiadas revoluciones.

    Pitxo, alcánzame un último pitillo, honey. Que sea hafo quien cierre mi negra bocaza tras la última bocanada. Sí, esto es… THE END

    19-Feb-2007 a las 10:56 pm. Permalink para este comentario.

  13. La Rubia dice:

    MC LEAN! MC LEAN! NOOOOOOOOOOOOOOOOO!! Maldita sea la hora en que vendí mi alma por un sucio puñado de quilates! Ya es hora de tomar mi dosis de somníferos, babe, pero esta vez será la última. Pienso dormir por toda la eternidad, eso sí, me pondré mi mejor collar de esmeraldas para la ocasión. No te despedírás tan rápido de mis encantos, Mc Lean… nos vemos en el infierno!

    20-Feb-2007 a las 11:31 pm. Permalink para este comentario.

  14. pitxo dice:

    Mc Lean, deberías hacerte un cómic de esta historieta…

    21-Feb-2007 a las 10:01 pm. Permalink para este comentario.

  15. BocaDorada - Cocinar para 25 personas cansa (por Asier Barrenetxea) dice:

    […] (La Colaboración mensual de la mano de Asier, ex compañero de trabajo y compañero de club gastronómico, un chaval que cuando se pone, se pone de verdad. Antes fueron McLean y Volante quienes lo hicieron.) […]

    21-Mar-2007 a las 10:11 pm. Permalink para este comentario.

Deja una respuesta

Trackback URI