Comida fractal

No he podido resistirme a comprar este romanescu. Es una verdura que hipnotiza por su perfección, su estructura geométrica de espirales recursivos, en definitiva su belleza. Esa idea de la que hablamos continuamente, en forma de eso es bonito, eso me gusta o lo contrario, pero que a algunos les produce rubor cuando escuchan, belleza.

Romanescu

Esta comida fractal es un híbrido entre brócoli y coliflor, rico en vitamina C, carotenoides y fibra soluble. Se cocina de la misma forma que el brócoli o la coliflor. El mestizaje de las verduras fomenta la belleza infinita.

Mirando el romanescu, me prometo a mi misma que voy a tratar de hacer que las cosas sean bellas, como decía Ben Hammersley, si no es bello, probablemente esté mal.

21-Nov-2006 - Curiosidades

11 comentarios

  1. milcoloresmil dice:

    ¡Me gusta! ¿Cuánto tiempo tarda en ponerse feo? Es un centro de mesa de lo más original ^_^

    21-Nov-2006 a las 3:44 pm. Permalink para este comentario.

  2. BocaDorada dice:

    Me imagino que también será como las coliflores. Las hojas se ponen pochas pronto, pero la flor se mantiene mucho tiempo. Tiene una pinta casi extraterrestre.

    21-Nov-2006 a las 3:54 pm. Permalink para este comentario.

  3. patricia dice:

    Nunca me había planteado que el romanescu tuviese estructura fractal… qué razón tienes.. jejeje

    21-Nov-2006 a las 6:26 pm. Permalink para este comentario.

  4. Alioli dice:

    Lo malo es que al final hay que comérselo!
    Qué tal estará crudo? A mi la coliflor cruda me encanta pero creo que luego me da dolor de tripa. Por cierto que mañana toca!
    pd: Este finde no hay cineclub o quizás podríamos adelantarlo al viernes… que nos vamos el sábado!

    21-Nov-2006 a las 8:34 pm. Permalink para este comentario.

  5. gorka dice:

    Verdaderamente, el tema de los fractales sale en más sitios de los que pensamos, como las matemáticas en general :D

    Salu2!

    22-Nov-2006 a las 12:54 pm. Permalink para este comentario.

  6. woody dice:

    ¡Desde luego, una auténtica obra de arte! Aunque esto de buscar formas en la comida empieza a ser peligroso (a mí también me pasa)
    http://www.blognomelocreo.com/

    22-Nov-2006 a las 1:56 pm. Permalink para este comentario.

  7. pitxo dice:

    solía hacer fotos de cosas q me parecías fractales… allá cuando el curso de Moraza…
    el nombre ROMANESCU, sí que es bello

    22-Nov-2006 a las 11:49 pm. Permalink para este comentario.

  8. Alvaro [doocomo.com] dice:

    Siendo un cruce, ¿se podría considerar transgénica la romanescu? ;-) lo que sí parece es de otro planeta.

    23-Nov-2006 a las 9:36 am. Permalink para este comentario.

  9. BocaDorada dice:

    Los transgénicos son organismos modificados genéticamente.

    La producción de híbridos es algo habitual desde tiempos inmemoriables, se suele hacer entre variedades iguales, similares o emparentadas, semillas resistentes a plagas, la famosa mula (híbrido entre caballo y burro), etc. Los híbridos producidos del entrecruzamiento tradicional son el resultado de un proceso “natural” de reproducción sexual. La información hereditaria de ambos padres se combina y pasa a los hijos, en estos casos los genes quedan exactamente en el mismo orden y en las mismas ubicaciones dentro de los cromosomas, a menos que ocurra un accidente o una mutación.

    Según Daniel Ramón la familia de las coles (coliflores, coles, brócolí etc.) no existían hace sólo 5000 años, dice:

    “Proceden de un ancestro evolutivo común, que tendría algunas decenas de miles de genes, y hoy gracias a la biología molecular sabemos que de esas decenas de miles de genes mutó alguno de ellos, el que gobernaba el desarrollo de las inflorescencias femeninas, y dio lugar a la aparición de un “monstruo”. Lo que debió de suceder es que un agricultor de la zona de la cuenca del Mediterráneo, observando este “monstruo“ quizás le pareció atractivo y empezó a cultivarlo, llegando a nuestras mesas con el nombre de col. Mutaciones en otros genes homeóticos explican la aparición de las coles de bruselas, coliflores y brócolis.”

    El romanescu también es una mutación de la misma familia.

    23-Nov-2006 a las 12:19 pm. Permalink para este comentario.

  10. skatterbrained kat dice:

    Comida fractal! XDDD Eres tan ingeniera!

    Dónde demonios se compra eso del Romanescu? Ya me has picado la curiosidad.

    Totalmente de acuerdo acerca de lo de la belleza. Es verdad que la palabra da apuro, y a veces incluso dudo de su existencia como ente real. Pero luego hay momentos como un hace poco: Llegué a la Piazza S. Marco mientras anochecía difuminando con calidez lo que hasta entonces habían sido colores brillantes, una orquesta tocaba un vals de Strauss a lado y todavía tenía en la nariz el olor de una tienda de chocolates en cuyo escaparate acababa de pegar la nariz (a chocolate mezclado con caramelo, canela, mantequilla, frutas, especias y quien sabe qué más). En esos breves instantes, crees con total certeza en ello.

    A veces creo q la vida no consiste más que una lucha constante por alcanzar eso: traer belleza a todas las pequeñas cosas cotidianas, a nuestras relaciones, a este mundo a veces tan feo y caótico, crear algo donde no lo había o saber rescatar lo que se esconde.

    Vaya rollo,jaaj. Te dejo antes de liarme más con la metafísica de las hortalizas.

    23-Nov-2006 a las 3:55 pm. Permalink para este comentario.

  11. rakas dice:

    ¡Qué chulo, el romanescu -con ese nombre de zar-! Así que es un pequeño monstruíllo mutante del fabuloso mundo de la coliflor. Interesante y desconcertante, mi querida doctora Bocadorada.

    24-Nov-2006 a las 12:18 am. Permalink para este comentario.

Deja una respuesta

Trackback URI