El plan de 5 puentes de Bilbao

Bilbao no dio siempre la cara a su ría, aunque siempre estuvo orgullosa de ella, hasta de su guarrería. Ahora se pretende fomentar su uso y hasta limpiarla. A mi particularmente la ría me parece una cerdada (peor ha estado, es verdad), pero me encantan los muelles, los paseos y los puentes.

Ruta de los 5 puentes

Esta ruta comienza por ejemplo cruzando la pasarela Zubizuri que es obra de Santiago Calatrava y por la que en los últimos meses se ha montado una bronca enorme. Cruzaremos en dirección al Campo Volantín, en esta orilla está el bar La Pasarela, que aunque no he estado parece un sitio magnífico donde quedar y si se tercia desayunar.

Caminaremos por esta orilla en dirección Guggenheim para llegar al puente de La Salve, subiremos en ascensor (de pago) o por las escaleras, para cruzarlo hasta Alameda Mazarredo. Aquí encontramos Le Café Metropol, la cafetería del hotel Domine, donde tienen las sillas más cómodas que conozco, es una con una decoración que recuerda a los años 20.

Bajaremos por las escaleras del Guggenheim (el que quiera que entre, que por dentro también mola), al lado de las fuentes cibernéticas y los columpios, llegaremos a la pasarela Padre Arrupe, que une la explanada de Abandoibarra con la Universidad de Deusto. Una vez cruzada la pasarela, desandaremos un poco hacia el puente de la Salve, donde encontraremos el Crazy Horse, que tiene una buena terraza para mirar tranquilamente el Guggenheim.

Seguiremos de nuevo hacia la universidad de Deusto, cruzaremos la pasarela Padre Arrupe y llegaremos al puente de Deusto, un puente móvil, que se abría para dejar pasar al tráfico marítimo, ahora sólo se abre en conmemoraciones especiales. Es un puente con mucho tráfico y que vibra una barbaridad. No hay que cruzarlo para seguir esta ruta. Si seguimos un poco más adelante, llegaremos a La Cuchara Euskalduna, frente al Palacio Euskalduna, un sitio donde se come muy bien, aquí podemos comer.

Una vez hayamos comido, podemos seguir el paseo para bajar la comida, cruzando el siguiente puente, el puente Euskalduna, el puente que se encuentra donde estaban el antiguo astillero Euskalduna. Es un puente en curva y cubierto para los peatones. Pasamos por el museo marítimo, donde podemos ver distintos barcos y el que quiera incluso puede pararse a mirar tranquilamente. Pero nuestra ruta continúa hacia Olabeaga, hasta el Karola, un local muy chulo donde podemos tomar un cafecito y descansar un rato.

Para volver, es interesante montarse en el tranvía que se toma entre el Palacio Euskaduna y el parque Doña Casilda. No es obligatorio pararse en todos los locales que recomiendo, pero todos ellos me parecen dignos de mención y alguno más que me he guardado para mí, también me he guardado algún que otro puente más. Otra cosa, que esta ruta también se puede hacer en bici.

9-May-2007 - Curiosidades

4 comentarios

  1. marijo dice:

    No encuentro el comentario del Karola, y me gustaría verlo. Es un restaurante?

    10-May-2007 a las 10:00 am. Permalink para este comentario.

  2. BocaDorada dice:

    Baja hasta abajo con el scroll, verás la paginación, [Anterior] [1] [2] [Siguiente>].

    Haz clic sobre [2] o sobre [Siguiente>]. ;-)

    10-May-2007 a las 11:42 am. Permalink para este comentario.

  3. Iñaki Azkuna dice:

    Estimada señorita, le felicito por todo lo que desde esta página se hace para dar a conocer estos magníficos enclaves bocheros, y aprovecho para transmitirle que el puente Euskalduna pasará a llamarse en pocos meses “puente Eurovisión”, un nombre con mayor proyección.

    Espero que no tome este detalle informativo como un acto electoralista, y me pongo a sus pies.

    10-May-2007 a las 10:35 pm. Permalink para este comentario.

  4. Soraya dice:

    Antes de llegar a La Cuchara y por esa misma ruta, está la Tabernita del Sur, un local pequeñísimo pero más que recomendable. Tiene todo tipo de raciones patrias (cazuelitas, ibéricos…) entre las que se encuentra el mejor pincho moruno que he probado en mi vida y que va acompañado de patatas al horno y una ensaladita de tomate y lechuga primorosamente aliñada. El pincho moruno más rico y más barato del mundo…, especiado de manera diferente…, servido con su poquito de apetitoso pan y cuidando hasta el más mínimo detalle…
    ¡Ayyyyyyyyy…, “que tengo la jambre”!

    15-May-2007 a las 10:39 am. Permalink para este comentario.

Deja una respuesta

Trackback URI