Lasagna de verduras

La lasagna de verduras, como la de carne o la de pescado no tiene dificultad, lo que ocurre es que hay que hacer muchas tareas, puede ser trabajoso.

Lasagna final en el plato

Ingredientes (para 2 lasagnas de 2 dos personas cada una)

Elaboración

Lo primero que tenemos que hacer es preparar los rellenos, vamos a hacer uno de los rellenos de puerro, zanahoria y lentejas y el otro de cebolla, pimientos y tomate.

Cortamos en trozos pequeños los puerros, y la zanahoria y los ponemos con un poco de aceite en una sartén con tapa a fuego lento hasta que los puerros estén transparentes, lo salamos al gusto mientras se está cocinando. Por otro lado en un pequeño cazo ponemos a cocer las lentejas rojas, cuando veamos que están hechas las colamos y se las añadimos a los puerros, lo mezclamos todo bien y lo reservamos hasta que toque montar la lasagna.

Por otra parte, cortamos en dados la cebolla y los pimientos (despepitándolos y quitándoles la piel interior) y los ponemos a hacerse en una sartén con aceite de oliva. Mientras tanto pelamos los tomates escaldándolos en un cazo, y las despepitamos para que sea más agradable para comer. Añadimos los tomates a la sartén y lo hacemos hasta que creamos que es el punto que nos gusta. También es preciso salarlo al gusto, yo incluso le he añadido un poco de pimienta negra. Cuando esté listo, lo reservamos.

Los rellenos

Se prepara una bechamel, en nuestro caso con aceite de oliva (también se puede hacer con mantequilla). Es muy sencillo, primero se calienta un poco de leche, no tiene que hervir solamente coger algo de temperatura y se reserva. En un cazo de acero inoxidable, o cualquiera que no temamos rallar, se calienta aceite, cuando empiece a calentarse se añade la harina y se remueve con las varillas, para uniformizar, antes de que empiece a dorarse (a esto se le llama roux blanco y es lo que liga la salsa) se añade la leche caliente y no se deja de remover con la varilla. Es importante mantener el calor y no dejar de remover, para que nos quede una bechamel sin grumos y sin que se queme, hasta que tengamos una salsa con el espesor deseado. En este punto hay que tener en cuenta que el espesor de la salsa será mucho mayor cuando se enfríe y que nosotros manipularemos la salsa en frío.

Hay que secar la pasta con un paño

La pasta la he comprado y he seguido las instrucciones que venían en el paquete, para cocerla es importante hacerlo en abundante agua y no dejar que baje la temperatura. Cuando se termine la cocción, enfriaremos las placas con agua fría y las secaremos con un paño seco.

A la primera capa se le puede poner un poco de bechamel

A la hora de montar la lasaña, untaremos el molde con un poco de mantequilla para que lo podamos servir más fácilmente, después colocaremos dos placas en la parte de abajo, encima una primera capa de puerro, zanahoria y lenteja roja, le añadiremos un poco de salsa bechamel (poquito), inmediatamente le pondremos otra dos placas de pasta de lasagna, y como segunda capa, la cebolla, los pimientos y el tomate, pondremos otras dos placas encima. Para terminar, lo cubriremos con la bechamel. Hemos preparado dos moldes idénticos y uno de ellos lo he congelado para la semana que viene, que me va a venir genial.

La bechamel va por encima

Por encima se le pone un poco de queso rallado para que quede crujiente cuando lo gratinemos en el horno. Lo tapamos con plástico alimentario y lo guardamos en la nevera hasta que sea la hora de comer. Se calienta en el horno a 180º durante 5 minutos y después se gratina durante 10 minutos con el grill.

2-Jul-2007 - Hechos en casa, Verduras

3 comentarios

  1. jill dice:

    Hmmmmmm qué rica, qué pinta! En mi casa la lasaña tipica lleva zanahoria, calabacín, puerro, tomate y espárragos trigueros. Qué hambre me está entrando…

    Probaré tu versión y te cuento

    pd. todavía no he sacado tiempo para la sopa de melón… esta semana sin falta!

    2-Jul-2007 a las 12:28 pm. Permalink para este comentario.

  2. Txabi dice:

    Buen plato de lasaña y mala hora esta, media mañana, para leerlo.
    Cuando hago lasaña lo que me resulta más complicado es cocer y preparar la pasta. Cocer de pocas en pocas láminas, escurrir sin que se te rompa, secar extendiéndolas en una superfice enorme… pero siempre merece la pena.

    Por otro lado el tiempo de horno dista mucho del que utilizo yo (el que he leido en recetas italianas), ya que la lasaña la horneo a 180ºC durante una hora para luego gratinar el tiempo que tú indicas.

    Creo que al hornear durante tanto tiempo los ingredientes se unen en un relleno más uniforme y se mezclan los sabores.

    Salud

    Txabi

    3-Jul-2007 a las 10:15 am. Permalink para este comentario.

  3. BocaDorada dice:

    jill, la lasagna de tu casa tiene buena pinta también.

    Txabi, respecto al horneado ten en cuenta que es una lasagna de verduras y que necesita menos tiempo, también que estamos en verano y que el horno da mucho calor, a mi con este tiempo con el horno precalentado me vale, además de las prisas por el hambre con el que llego a comer.

    3-Jul-2007 a las 11:37 am. Permalink para este comentario.

Deja una respuesta

Trackback URI