Roma (1) - La ciudad viva o que viva la ciudad

Antes que nada, ¡feliz año a todos!

Roma ha resultado una ciudad divertida pero nada fácil. No esperaba que fuera funcional, pero en Roma la excepción es la norma, o te relajas o terminas con un monumental enfado. Hay turistas todo el año por lo que la ciudad descansa poco, cuando una parte de la ciudad cierra se abren otras partes. En el centro el comercio no cierra ni los domingos, eso sí, a medida que va llegando la hora de cierre, va desapareciendo la gente de las abarrotadas calles y se van llenando las zonas de marcha romana, como el Trastevere.

Foto de la ensalada

En Roma, se come bien, tienen buena materia prima y un alto concepto de su gastronomía, por lo que es fácil encontrar un sitio céntrico, decente, agradable y barato. Rossopomodoro es un ejemplo y un lugar recomendable, es una cadena y sirve comida napolitana, tratando de recuperar ingredientes y técnicas antiguas, bajo la filosofía Slow Food. Por 9€ sales perfecto para seguir recorriendo la ciudad. Además el lugar es agradable, bien iluminado, espacioso, las mesas son amplias y tienen en medio un azulejo para poder poner encima algo caliente y no estropear la madera.

 Foto de la Zuppa

El tráfico manda en Roma, motos y coches mínimos la mayoría, pero se ven cochazos y deportivos italianos. En los paso de cebra, atrévete y lánzate, que aunque estés esperando no van a parar, si te la juegas paran, tienes que creerte el dueño de la ciudad. Otra forma de cruzar es seguir a alguien que se cree el dueño de la ciudad. Los semáforos para peatones, incluyen el ámbar, lo cual me resultó un poco lío porque se confunde con el rojo y en verde dura pocos segundos.

La gente desaparece pero el tráfico no para

Roma te da la oportunidad de ponerte en forma porque resulta que lo más práctico es andar, patearse la ciudad de lado a lado. El metro sólo tiene dos líneas, los tranvías tienen recorridos cortos y para cruzar el centro el único medio es el autobús. Aunque el billete es unificado para todo el transporte público, los billetes de autobús no se venden en el propio autobús, en algunos sí, pero porque en Roma la excepción es la norma. Los billetes se compran en bares, kioskos y expendedoras del metro. Es aconsejable comprar un giornalero (3,5€), no sale caro y te olvidas del tema, o lo demás, también se puede aprovechar y comprar unos cuantos billetes de golpe (1€ cada billete), el billete hay que picarlo siempre. Cuidado con las líneas de autobús, están llenas de excepciones y los nombres son confusos, algunos sólo funcionan de día, otros de noche, otros en horario de limitación de tráfico (¿cuando es eso?), algunos nocturnos son búhos, otros empiezan por N, otros funcionan de noche pero no tienen nombre especial, etc. Supongo que el que vive allí, mal que bien, se arregla pero la mayoría de los turistas termina cogiendo un taxi, nosotros porque somos muy brutos y no tenemos 20€ para gastarnos en cada carrera, caminábamos unos cuantos (bastantes) kilómetros y cogimos el truquillo al autobús más o menos (más bien menos).

Foto de motos, arbolitos, ropa y navidad

De todas formas, por no desanimar a nadie, hay que decir que es una ciudad bastante abarcable por lo general, puede que algunas zonas queden lejos entre ellas, pero en primer paseo ves un montón de iconos turísticos de Roma.

Más fotos de Roma (durante la semana pondré algunas más).

Continuará…

1-Ene-2008 - Sitios para comer, Curiosidades, Restaurante

4 comentarios

  1. teachertelekinetikaa dice:

    No sé si somos unos brutos, pero nosotros hicimos casi todo a pie!!
    Cómo mola Roma,si…

    2-Ene-2008 a las 10:30 am. Permalink para este comentario.

  2. dr. muerte dice:

    ¡Hola! Felíz año. Parece un poco caótica. ¿Será el espíritu mediterráneo? Nuestro viaje navideño ha sido lo opuesto. Londres es una ciudad muy bien comunicada. El transporte público funciona muy bien. Sin embargo la comida es cara. Casi todo se basa en comer sobre la marcha, con prisas.

    2-Ene-2008 a las 11:32 am. Permalink para este comentario.

  3. Milcolores dice:

    Feliz año nuevo, guapa!
    Qué suerte Roma… visité la ciudad hace dos años y me quedé con ganas de más. Una amiga que conocimos en unas vacaciones vive allí y nos llevó a unos restaurantes de barrio baratos y estupendos. Lo cierto es que, como dices, tienen buena materia prima, y buscando se puede comer bien y barato ; )

    2-Ene-2008 a las 4:45 pm. Permalink para este comentario.

  4. pirrakas dice:

    Pues sí, lo del caos debe de ser cosa mediterránea… Menos mal que sois de pies resistentes. Me habría gustado oíros hablar en italiano in situ… :D Tuvísteis algún lío con el idioma? Y cuál es el idioma turístico “oficial” en el que te hablan mayoritariamente si eres un turista que no parlas italiano? En inglés? En castellano? En sumerio?
    Por cierto, muy rica la pasta artesana, sí señora. Hoy le hemos hincado el diente a vuestro regalo romano, yum, yum, slurp. Mañana toca el aceite a la pimienta y el módena spray. ¡Yepa!

    6-Ene-2008 a las 3:13 am. Permalink para este comentario.

Deja una respuesta

Trackback URI